Las críticas de Jax no tienen buena pinta